Ecografía musculo-esquelética

0025mateosyogazon.comIMG_7563-Es una técnica  en constante avance y desarrollo cada vez más importante dentro la práctica clínica en la medicina deportiva y fisioterapia, tanto en el diagnóstico , tratamiento y seguimiento de las lesiones deportivas

Es una herramienta dinámicamuy eficaz, que utilizamos dentro del examen físico del paciente permitiéndonos, en tiempo real y de forma comparativa, evaluar de forma objetiva el tejido lesionado, y con ello programar adecuadamente el tratamiento de Fisioterapia y, al mismo tiempo, valorar la evolución.

La realización de la ecografía musculo-esquelética está especialmente indicada en el diagnóstico de:

  • LESIONES MUSCULARES, así como de su tratamiento y evolución
  • LESIONES TENDINOSAS, donde consigue resoluciones iguales, si no superiores a las de la Resonancia Magnética
  • LESIONES PERIARTICULARES y lesiones degenerativas y traumáticas de las articulaciones
  • LESIONES QUISTICAS

Esta técnica está considerada, junto a la radiología simple, como la prueba de elección para iniciar el estudio por imagen del aparato locomotor en múltiples patologías y especialmente en las lesiones derivadas de la práctica deportiva. Además, permite realizar un control de la evolución de la lesión hasta su curación, pudiéndose  repetir tantas veces como sea necesario, dada la inocuidad de este método diagnóstico.

CONTROL ECOGRAFICO DE INFILTRACIONES Y PUNCIONES

0007mateosyogazon.comP1060356-La ecografía musculo-esquelética está siendo también cada vez más utilizada para guiar tratamientos invasivos, especialmente en los siguientes campos:

  • Infiltraciones ecodirigidas como en epicondilopatias, fascitis plantar, vainas tendinosas o en lesiones musculares
  • Punciones aspirativas de colecciones liquidas, hematomas o quistes de localización profunda.
  • EPI Electrolisis percutánea dirigida por US

En definitiva, la ecografía permite al médico situar con precisión la aguja a distancia, una directa visualización de la inyección de medicación y una observación continua  de la posición de la aguja en la zona a infiltrar, evitando así lesionar  estructuras como arterias, vasos y nervios e incrementando de forma significativa el éxito de la infiltración.